jueves, 5 de abril de 2012

Las editoriales independientes y los medios de difusión actuales


Puertos abiertos, es el título con el cual Sergio Ramírez nombró la antología de cuento centroamericano, de la que él fue el compilador, por encargo de la editorial Fondo de Cultura Económica de México, nombre que la escritora salvadoreña Jacinta Escudos utilizó en su opinión quincenal Gabinete Caligari de La Prensa Gráfica el domingo 1 de abril de 2012, y a la cual haremos referencia en esta ocasión. 

Adentrándose en la lectura, Escudos nos revela una verdad que a pesar nuestro resuena como  oráculo triste:

Por lo general, los libros se editan en las capitales y se distribuyen pobremente en el resto de las ciudades del país, a veces quizá solo en las más grandes. El libro, por lo tanto, sigue teniendo el país y casi que la capital por cárcel. A esto vienen a sumarse la dificultad de publicación, lo que empuja a muchos autores a continuar con la tradición de la autopublicación.


Debe añadirse; además, las dificultades de distribución que editoriales pequeñas, como la nuestra, encuentran a la hora de colocar un libro en estantería.


Pero no todo el panorama es desalentador, más adelante la escritora dice:


En el Salvador siguen haciéndose esfuerzos por publicar más allá de la editorial estatal...


Algunas editoriales centroamericanas han emprendido esfuerzos propios por romper con estas barreras, sobre todo en cuanto a distribución de libros. F&G de Guatemala puede decirse que está a la cabeza de este empeño en romper las fronteras al distribuir  sus libros por lo menos en El Salvador y Costa Rica, vendiéndolos por internet a través de Amazon y muy pronto dedicará su esfuerzo a la producción de libros electrónicos de parte de su catálogo. Así editoriales independientes de Costa Rica, como Editorial Lanzallamas y Germinal, se han movilizado para hacer circular sus libros por Amazon o en papel.

Hoy por hoy existen muchas editoriales que se encargan de la publicación de escritores más allá de la esfera de la Dirección de Publicaciones e Impresos (DPI): Colección Revuelta e Índoles Editores -la más conocidas-, le siguen: La Cabuda Cartonera, Pirata Editores y Editorial EquiZZero.

El pionero en la distribución tanto impresa como digital de manera gratuita es Colección Revuelta:

La colección revuelta es un territorio de encuentro entre nuevos y viejos modos de hacer libros y literatura// Busca convertirse en uno de los muchos puntos de referencia en la literatura salvadoreña contemporánea// Ofrece de manera gratuita cada uno de sus títulos en copia impresa y formato electrónico.

Facebook, twitter, blogger son excelentes medios de difusión, son una forma eficaz de mostrar lo que se está haciendo, de llegar a miles de personas que años antes eran impensables, ¿se puede entonces obviar esa realidad? La respuesta es incuestionable: NO, ¿pero en un país donde se edita mucho y  se lee poco es válida la existencia de editoriales? Sí, y estos medios electrónicos son la clave, son la forma de sensibilizar, de familiarizar a las personas con los libros o e-books  cual sea el caso y por tanto crear un mercado editorial.

Internet sin duda ha permitido la difusión y el acercamiento a la obra de autores de Centroamérica de maneras en que la falta de distribución de libros o el pobre abastecimiento de nuestras librerías no nos permite. Y sin duda ha servido también para formar redes de colaboración y comunicación entre autores.

No basta  quedarse de brazos cruzados y esperar que la DPI haga todo el trabajo, soñar con que algún día año con año se realice el certamen Nueva palabra y nos muestre lo que se está escribiendo hoy en El Salvador, tampoco significa publicar cualquier cosa, pero si formar un frente común y realizar ediciones de calidad. Como editoriales independiente trabajar en conjunto para que nuestros libros lleguen a más personas y más lugares.


Editorial EquiZZero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada