sábado, 5 de agosto de 2017

¡Muy pronto!



Homero

Cuando de Troya los altivos muros ,
torres marmóreas y dorados techos,
aviente ya tornados en ceniza,
                     con sus alas el tiempo;
cuando los carros y lucientes lanzas,
el fuerte escudo y el bruñido yelmo
que caldearon de un dios las fraguas rojas, —
                     de Aquiles de Peleo, —
con vil orín enmohecidos yazgan
para siempre olvidados, bajo el suelo
que un día estremecieron y regaron
                         con la sangre de Héctor;
cuando ya hundidas las soberbias proras
que al dárdano llevaron sangre y fuego,
ni ondee al viento la turgente vela
                        ni el mástil se alce enhiesto;
y ni el recuerdo por el mar, flotantes,
traigan ruines pedazos al viajero,
que tragó para siempre el océano
                            el arenoso lecho;
cuando nada recuerde ya la audacia
de las fieras legiones del de Atreo,
Diomedes muerto, muertos los Ayaces
                       y Aquiles también muerto;
rotas ya las estatuas, muerto el Fidias
que animara los mármoles penthélicos,
escombros Parthenón, ruinas Athenas,
                      esclava Grecia, oh griegos!;
entonces, ¿quién de la nación que el Ponto
ensordeció con su terrible acento,
consolará con la ínclita memoria
                       al lloroso Archipiélago?;
entonces, ¿quién hará sobre los siglos,
inextinta rodar en himno eterno,
la memoria de aquella heroica raza?

                       ¿Quíen? ¡el mendigo, Homero! 

domingo, 30 de julio de 2017

BASES del VII Certamen de Poesía Ipso facto 2017



1. Podrán participar todas aquellas personas cuyas edades oscilen entre 18 y 35 años, que hayan nacido y residan en Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, y que no hayan ganado este certamen con  anterioridad.

2. Los trabajos deben ser inéditos  y no estar participando en otro certamen literario;  escritos en español; formato office word, tamaño carta, letra Times New Roman base 12 e interlineado de 1.5. La extensión de los trabajos no debe de ser menor de 35 páginas ni mayor de 70 y debe incluir un sólo  poema por página. La temática es libre. El género es poesía.

3. Los interesados deberán enviar dos archivos en formato office word (no pdf) al correo: editorialequizzero@hotmail.com, uno de estos archivos se nombrará con el título de la obra y seudónimo. En un segundo archivo, que se nombrará datos, se   debe adjuntar la siguiente información:  lugar y fecha de  nacimiento, dirección,      teléfono y correo electrónico y copia de documento de identidad (foto  o escáner).

4. La obra seleccionada será publicada por Editorial EquiZZero en un lapso no         mayor  de 9 meses a partir del fallo del jurado. El tiraje total será de 300 ejemplares de los cuales el 20% corresponde al ganador.

5. La recepción de obras inicia a partir de la publicación de las siguientes bases y finaliza el viernes  13 de octubre de 2017 a las 16 horas. El viernes 27 de octubre se dará a conocer una lista de 10 finalistas sobre los cuales se deliberará el nombre del    ganador.

6. El fallo será inapelable y se dará  a conocer en la noche del 30 de noviembre de 2017 a través de: equizzero.blogspot.com y facebook.com/EquiZZero. El certamen no podrá declararse desierto.


sábado, 17 de junio de 2017

VII Certamen de Poesía Ipso Facto 2017. Lanzamiento de las bases.

El 7 de julio de 2017 a las 18:00 horas se estarán presentando las bases del VII Certamen de Poesía Ipso Facto 2017 covocado por Editorial EquiZZero. Podrán participar todas aquellas personas que hayan nacido y actualmente vivan en Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica y cuyas edades oscilen entre 18 y 35 años, la temática es libre.


Presentación del libro Genealogías, de Carlos Gerardo González.


sábado, 11 de marzo de 2017

Genealogías, Carlos Gerardo González, Editorial EquiZZero, 2017.



¿Qué lleva a una  persona a escudriñar en el umbral de la sangre y al mismo tiempo a agitar las fuerzas de su propia estirpe? Hay en esa pregunta la imperiosa necesidad de ser oída y cantada y éste es el recurso que el poeta guatemalteco Carlos Gerardo González utiliza para la construcción de Genealogías, ese denso follaje sobre el cual desfilan las historias familiares que van a constituir la materia prima de sus poemas.

Genealogías es el libro ganador del VI Certamen de Poesía Ipso Facto en su edición 2016 y sobre el cual el jurado dijo: La búsqueda de una afirmación en Genealogías es el pretexto con el que hilvana y estructura su poemario, se descubre el empeño y la dedicación, sin embargo, no son esas las virtudes que destaca el jurado, sino la fuerza y el empuje de sus versos en la consolidación de una identidad.

Mostramos a ustedes estimados lectores un breve selección de poemas de nuestro ganador.

Omar A. Chávez
Editorial EquiZZEro


Selección poética




Poema 1: dos voces
La luz del sol se cuela entre el follaje
una niña voltea triste hacia fuera / hacia las cosas
donde la cascabel baila
al ritmo de su miedo.
En el patio están el duende y
los caminos.
Él        susurrará palabras de miel en sus tímpanos y
ella      resistirá.
Él        se quitará el sombrero para ocultar su rostro y su capa para que los pies de
ella      no toquen los charcos de las veredas, y lo ignorará.
Ella guarda su sombra adherida a la tristeza.

La conozco del fruto hasta la celda que hoy habito
Es mi madre y mi hija que ven en la distancia del encierro
Es mi madre que desciende de la cruz que la habita
y la convierte en el futuro de la hija que no habitará este mundo.
Es mi madre y mi hija que me ven
mientras paso
entre dos estériles sonrisas y dos fuegos que se apagan sin remedio.

El sonido no es necesario para el dolor del tiempo.
El pánico del vacío toca su pelo como el viento que pasa.
Es el sueño de una caricia que despierta del rumor de la nieve
con una mano que afianza la tierra mientras camina.
Ella sueña que despierta a tiempo. Que su hijo no cae.
Que puede salvarlo del abismo negro de su pecho.
Juega a penetrar su alma con la mirada franca
a salvarlo con palabras
oraciones que nacen en su vientre
y mueren en un lugar de mí que desconozco.
Juega a que aún es tiempo.
Que el amor de una niñez nueva la salva. Que aún es fértil.
Que nacerá de sí otro hijo que sí se quedará. 

Me descubro en el centro de una cruz cardinal.
Una rosa náutica señala cuatro puntos.
Una madre, un padre.
El pasado y un porvenir oscuro como la boca fangosa del león.
Lo he visto
sus colmillos perforando el asfalto
su boca abierta y desconocida.
La ciudad que se avecina con rumores de tráfico y cansancio.
Una fotografía de silencios cordiales para ver cómo pierdo,
cómo me pierdo entre cuatro puntos de distancia.
Cómo me alejo de quien fui.

Ella camina sobre el silencio noble del barro. Va descalza
por las ramas secas de los limonares, sus espinas,
sus pequeños insectos de palo
sus pequeños hombres de palo quemados por la furia del agua / del milagro
sus ejércitos de hojas en amarillo
para sus pies frágiles.
Lleva puesto el vestido de su madre
yo logré verla creer en algo hermoso
mientras él asoma sus ojos tras los nombres de las cosas.

Es mi madre y mi hija pálida como el vapor que oculta las ramas más altas.

Y el peligro se avecina mientras me escondo en los arbustos.
Cuando huye, encuentra con seguridad mis ojos abiertos
se da cuenta de que temo
y voltea su rostro hacia la niebla
que la oculta.

Ella sabe que no la seguiré.

Es mi madre y mi hija
que es y no será
se despide ocultándose en la niebla absoluta de la muerte
mientras me escondo temeroso
en la arboleda.





Genealogía

El sol devasta el suelo de este desierto.
Un hombre junta las piedras ensangrentadas del camino
Y enciende un cirio de ternura que arde en la llanura de la lágrima.
El sol devasta el silencio y el llanto.
Queda una palabra jamás dicha
Una herida de cielo en los ojos de la luz
Una libélula que choca
y no logra liberarse de la cárcel de las manos
que despierta en hoteles sin nombre
en las horas tenues de la madrugada
y saborea el peligro de las calles
pobladas de la risa de demonios
y ríe sin saber por qué ríe
como una raíz infértil amarrada a la tierra de la infancia.

Aquí no nacerá nada. Solo hombres hambrientos.

Y un poema de distancia
crece en la sangre
como el musgo sobre las ruinas.





Genealogía

La milagrosa travesía de los siglos
termina
con la hija muerta.





Distancia

Detrás de una sonrisa
ella me espera
hilvanando en su tregua
las preguntas que me hará
sin decirlas.





Padre

Un río permanece solo. Como mi padre.

Esa vez íbamos de viaje hacia  algún sitio del verano.
Hacía calor y el carro era pequeño
(era un Subaru viejo del 78).
Yo miraba los dientes torcidos de mi hermana vieja
y decía a papá cosas que a él no le importaban
mientras él metía sus dedos gruesos dentro de mi boca
y me sacaba el chicle que masticaba
para tirarlo a ciento diez kilómetros por hora
sobre la autopista.

Fue la primera vez que me fijé en los dientes torcidos de mi hermana vieja
y en el fracaso de mi padre
y en el mío.





Quauhtlemallan city lights

Aquí es más fácil olvidar. Es más difícil resistir.
No se recuerdan las calles inmensas marcadas por el humo.
El agua servida por los vecinos en las banquetas.
            Tierra de bosques…
Un poema para marcar la piel del olvido.







Carlos Gerardo González

El Progreso, Guatemala,1987. Ha publicado cuentos, poemas y ensayos críticos sobre literatura en diversas antologías y revistas, tanto en su país como de Hispanoamérica. Fue columnista permanente de la revista electrónica Casi literal de 2014 a 2016, ganador del Primer Certamen de Cuentos El Palabrerista en 2014, promovido por el Proyecto Editorial Los Zopilotes. En 2015 publicó el libro Música rara con Editorial Alambique. Estudió literatura por la Universidad de San Carlos de Guatemala y se licenció en ingeniería química, por la Universidad Rafael Landívar, de donde también obtuvo un grado de maestría en filosofía. 



lunes, 27 de febrero de 2017

Fallo del VI Certamen de Poesía Ipso Facto 2016


Luego de deliberar entre los diez finalistas del  VI Certamen de Poesía Ipso Facto 2016 el jurado calificador ha decidido otorgar por unanimidad el gane a la obra Genealogías cuyo seudónimo fuera Bandini, que al abrir el documento con los datos personales resultó ser el poeta guatemalteco Carlos Gerardo González Orellana

De esta otra el jurado ha dicho:

“La búsqueda de una afirmación en Genealogías es el pretexto con el que hilvana y estructura su poemario, se descubre el empeño y la dedicación, sin embargo, no son esas las virtudes que destaca el jurado, sino la fuerza y el empuje de sus versos en la consolidación de una identidad.”

Distancia

Detrás de una sonrisa
ella me espera
hilvanando en su tregua
las preguntas que me hará

sin decirlas.

       Carlos Gerardo González Orellana


Felicitamos al ganador. La obra será publicada bajo el sello de Editorial EquiZZero en los próximos 9 meses a partir de este día. La obra tendrá un tiraje de 300 ejemplares, de los cuales el 20% corresponden al ganador.

En lo próximo meses estaremos lanzando las bases del VII Certamen de Poesía Ipso Facto 2017. 


martes, 31 de enero de 2017

Finalistas del VI Certamen de Poesía Ipso Facto.



















El ganador se dará a conocer el día 24 de febrero, el premio consiste en la publicación de la obra por parte de nuestra editorial,

sábado, 14 de enero de 2017

Un cautivo relámpago ensordece los corazones, Leyla Patricia Quintana, Editorial EquiZZero, 2017.



La  poesía como noción de lo imperecedero    




Fue Jorge Luis Borges quien dijo en su poema Everness: Sólo una cosa no hay. Es el olvido. Y a nuestro juicio como Editorial EquiZZero es algo que no puede ni debe suceder con la poesía de Leyla Patricia Quintana (Amada Libertad). Nosotros, como quizás muchos jóvenes de nuestra generación, llegamos a Leyla  a través del trabajo infatigable de Argelia Quintana por promover no sólo la literatura sino también por conservar la memoria histórica de su hija, aquella joven guerrillera quien encontró en la poesía y la lucha armada un instrumento de liberación, una bandera a la cual asirse en las horas más duras del combate. Es por esta razón que rendimos tributo de la manera más humilde pero la única forma que consideramos deben ser recordados los poetas: por su trabajo.

En 1800 el poeta alemán Friedrich Hölderlin en su famoso poema Pan y vino formuló una pregunta acerca del compromiso y la acción poética: ¿para qué poetas en un tiempo de penuria?. Un siglo y medio después esta interrogante habría de encontrar una de las mejores respuestas a través del español Gabriel Celaya: 

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse…

Sería esta línea la que Leyla habría de seguir, mas no la única. Dentro del obituario poético de Leyla existen dos temas cardinales: el primero, como mencionábamos anteriormente, la militancia política, su compromiso hacia los más necesitados y cuya praxis se pone de manifiesto en el campo de batalla, en la trinchera, pero además en el papel; el segundo, y no menos importante, es el amor:

Tu camino perdió la dirección del mío
y a pesar de todo sé que me esperas
en la punta del delirio.

Como todo ser humano Leyla sufre y ama y a veces este sentimiento la encuentra recluida en la montaña, posiblemente este sea el momento para que ambos temas confluyan, para encontrar salida bajo el fuego o en sus horas de descanso:

Este invierno te dejó perdido
entre mi amar la vida
en donde embutí los deseos de escribir
por donde pasa la correntada de días
que inventarán una cucharadita
llena de poesías y pólvora.

Bajo esta lógica fueron seleccionados  cada uno de los poemas que conforman Un cautivo relámpago ensordece los corazones. Una recopilación que abarca 36 de los textos más representativos de Leyla, los cuales han sido divididos en dos partes a modo de facilitar su lectura y comprensión: Tengo una sed de vos y Mi tarjeta de presentación es la lucha, el título del libro es retomado de uno de los versos del poema Confesión, mismo que da inicio a este pequeño homenaje.

Omar A. Chávez
 Editorial EquiZZero
Sábado 14 de enero de 2017



Selección poética


Confesión

Una desoladora corriente de gritos
agita sus alas al compás de la historia.

Un cautivo relámpago ensordece los corazones
que hoy delatar sus sueños pretenden.



Despedida

En aquel día
nos trenzamos las miradas,
sabíamos que el viento de luto nos vestiría,
emanamos tres o cuatro caricias
mullidas por el silencioso coraje.

Tus manos frías y ardientes de valor,
mis pájaros  alzando el vuelvo
donde me rastrilló el olvido.

Tu camino perdió la dirección del mío
y a pesar de todo sé que me esperas
en la punta del delirio.



Este invierno
          
  (Por el invierno en que nos hechizamos)

Este invierno te dejó perdido.
Los caminos no te traen ni un aliento,
en las tormentas tu rostro
ya no se moja, se desprende;
los rayos no erizan tu piel,
se desvisten de esqueléticos recuerdos
y perfilan un esquirlante olvido.

Este invierno se olvidó de vos,
te dejó perdido entre los muertos,
la brisa de huracanada lluvia
no trepara tu faz tan bella
y en tu mente hambrientos
deseos de ver el cielo
tendrán que respirar tierra sin tempestad.

Este invierno no te quiso traer,
te dejó perdido entre mis recuerdos
sobre el escritorio donde mi angustia
se arrima para leer un poco de tu cadáver
y escribir en él, llanto que mi ser cobija.

Este invierno te dejó perdido
entre mi amar la vida
en donde embutí los deseos de escribir
por donde pasa la correntada de días
que inventarán una cucharadita
llena de poesías y pólvora.

Este invierno… ¡Cosechará mi muerte!



Por vos

Llegué a la hora en que nuestra magia creadora
desató los sueños reprimidos del hambriento
para forjar una arcilla en el germen sembrado
al calor de la decisión inquebrantable
por correr y volar…   



Curiculum vitae

Mi tarjeta de presentación es la lucha,
mi título: el sacrificio que goteamos
en cada canto.

No procuro un cartón que dibuje fielmente
y en letras de sacrificio
un puñado de avaricias desgreñando mi nombre,
ni tampoco espero un retablo
en la pared de la hipocresía
donde una simple y forzada sonrisa
pinte mi humillante rostro.

Lo que quiero es anunciar mi fatiga
que por la vida espera sacar a flote
la aguerrida bandera que encierra a la esperanza,
y si no puedo librar mi indignación de la serpiente
trenzaré valores y anidaré tempestades
para que en ellas muera.      



Poemas dedicados a Amílcar Colocho

X

Te advierto que en el preciso momento
en que decidás naufragar
moveré espacios y calores
para corretear al apresurado mar
y ahondar los estallidos de Amor
que nos enlazarán
a pesar que la música de tu corazón
ha dejado de palpitar.                      



Fuera de serie 

                 A Mae

Sabe…
Arrímese al radio y oiga la noticia,
salga a la puerta y vea la calle
ahí donde sufre más mi pueblo.

Vaya al “Centro”,
salpique la ventana del maniquí
y vea el sufrimiento, el sacrificio,
el desgarro de la humanidad.

Hoy sí, puede llorar
sin pena, pues no es por mí.
Es por la indignación que late dentro de su conciencia.

Ahora sí.
Soy su hija, su prima, su hermana,
su amiga y compañera.



Lo que dejo

A vos:
los nietos de los hijos que nunca
pude engendrar,
mis zapatos agujereados porque
nunca amanecieron.
El coraje que mi fe en vos mantiene
el brillo en la almohada de la esperanza,
la marcha que no pude entretener
porque un cincel de oscuridad me acorralaba.
La casa de mi locura donde dejo
las furiosas letanías de tu vientre.
Y finalmente mis caminos
en ellos encontraras regada la madrugada,
un sinfín de cabellos bañados en la mirada
por un rayito de sol que en mi balcón asoma.



Noviembre

El calendario de mi valor embute en el recuerdo
días pintados de sangre, angustia y dolor.

Las acuarelas que ensordecieron los gritos
estallan en la frente de mi pueblo.

Todos lo sabemos, nadie lo divulga:
la mordaza pasa su cuenta,
torturando a la verdad se encuentra.

Furia incontenible empapa la conciencia de la humanidad
y millones de esquirlas sedientas de libertad
penetran en las entrañas que parirán
la tan anhelada Paz.                         




  
Leyla Patricia Quintana 
(Amada Libertad)

Santa Tecla, 2 de abril de 1970. Realiza sus estudios en el colegio Maria Inmaculada de San Salvador. Inicio estudios de periodismo en la Universidad de El Salvador en 1987.  Leyla cayó en combate en el Volcán de San Salvador, el 11 de julio de 1991.

Entre sus premios destaca la Mención Honorífica en el Certamen Wang Interdatada 1990 con el poemario Vertiendo en Papel Guerra un Poco de Mala Ortografía. En 1991se le otorga el Primer Lugar compartido por Locuras y Garabatos en el Certamen Femenino "Dra. Matilde Elena López'' promovido por ORMUSA. El 28 de Septiembre de 2000 EL COM y LAS DIGNAS le otorgan diploma de Reconocimiento (post-morten), como mujer destacada del siglo XX.